martes, 4 de septiembre de 2018

LOS 70 AÑOS DE LAS DOS CADENAS RADIALES

Debemos afirmar con especial satisfacción que las dos cadenas radiales: RCN y CARACOL, están cumpliendo 70 años de actividad. Sobre este acontecimiento es mucho lo que se puede decir, desde distintos puntos de vista, porque sus aportes, son invaluables, como medio de comunicación instantáneo, que rompe barreras de distinto orden, como físicas, geográficas, intelectuales y de tiempo, por solo citar algunas. El impulso y desarrollo de las mismas ha estimulado el surgimiento de la radio local, regional y nacional, y en todos los casos, también son grandes las contribuciones a tantas comunidades aisladas entre sí y que solamente han tenido en este instrumento, el medio para enviar mensajes a sus seres queridos.

Igualmente, la programación variada de esta radio, ha permitido que los distintos mensajes que se difundan, hayan beneficiado, en general, a un pueblo ansioso de conocer asuntos tan importantes como las noticias. Igualmente, los demás programas de diferentes contenidos, también han constituido otros aportes permanentes para los oyentes que todos los días, han estado atentos a lo que dice la radio. Por eso, este corto espacio es insuficiente para hacer una balance del trabajo de estos 70 años y por reflejo, lo que han hecho las demás emisoras que, sin que sean competidoras, sí han jugado un papel esencial en la vida de los colombianos, en asuntos de vital trascendencia como la educación, en cuyo campo, destacamos la labor llevada a cabo por Radio Sutatenza, que en 1947 inició y tuvo por muchos años,  la misión de educar al campesino.

Otros campos, con mensajes específicos, como la religión, la música, el humor, la política, la medicina, la economía, los asuntos jurídicos, el tiempo, las reseñas bibliográficas y podríamos citar más, han llegado a las casas, al campo, al cafetal, a las fábricas, a los pueblos, a las ciudades y a los lugares más apartados, para que los oyentes tengan al alcance un  instrumento que les proporcione bastante información, que siempre ha sido de provecho.

Todo lo que acabamos de decir, se aplica a las dos cadenas que, orgullosamente, celebran tantos años de estar al servicio del pueblo colombiano, y todos los días, con más renovación humana y tecnológica, han mantenido este compromiso que, para nuestro sistema de comunicaciones, será siempre de vital importancia. Por eso, y para terminar, es necesario manifestar que, desde la perspectiva del derecho a la información, es una ocasión propicia para, además de felicitar a sus fundadores, a quienes han trabajado y actualmente laboran, y desearles que cada día trabajen con creciente entusiasmo por una sociedad que siempre admirará y agradecerá el papel tan trascendental de la radiofusión, que jamás será superada por otros medios de comunicación.    

     


 

miércoles, 29 de agosto de 2018

 EL DERECHO A LA INFORMACIÓN Y LA CONSULTA SOBRE CORRUPCIÓN

El domingo 26 de agosto de 2018 será un día histórico en Colombia, porque por primera vez, tuvo lugar la aplicación de un mecanismo de participación ciudadana, consistente en la consulta sobre la corrupción, mal que desde hace muchos años nos afecta en toda Colombia, lo mismo que en el mundo entero. Tal acontecimiento tiene relación con muchos otros aspectos de la vida democrática, entre ellos, porque está ligado con m varios derechos fundamentales, entre ellos, el derecho a la información, que como hemos dicho varias veces se concreta en el pleno desarrollo del proceso informativo, dentro del cual, en esta oportunidad, destacamos el papel de los medios de comunicación, porque ellos han sido los encargados de difundir los diferentes mensajes provenientes de diversas fuentes.

Los mensajes, que también hacen parte del proceso informativo, en algunas ocasiones, según la procedencia, apoyaban esta consulta popular, mientras que otros, entre ellos, de algunos congresistas que antes lo respaldaban y ahora consideraban que era un gasto innecesario, con el argumento que mucha parte de su contenido, ya estaba establecido en otras leyes, o hacían partes de proyectos de ley que estaban radicados en el congreso. Además de lo costoso que era.

Sin embargo, no es suficiente con tener normas si éstas carecen de medios eficaces para su aplicación. En otras palabras, las leyes solas no resuelven los problemas. Las mismas requieren de instrumentos idóneos para que aquellos mandatos que contienen se puedan cumplir a cabalidad. De lo contrario, es predicar en el desierto.

En nuestro caso, se debe destacar un asunto de fondo, que consiste en que más de once millones de votantes acudieron a la convocatoria y enviaron un mensaje muy claro y muy contundente al actual gobierno: es imperativo luchar contra la corrupción en todos los campos y sancionar drásticamente a quienes sean responsables. Con mayor razón, el actual gobierno tiene una campaña que tiene que cumplir. Por eso, dice: El que la hace, la paga. Y debe ser sin contemplaciones. Y con sanciones severas y también con medios adecuados para recuperar los dineros públicos de los que se hayan apropiado.

Por todo lo anterior, saludamos con especial entusiasmo los resultados de la consulta contra la corrupción, con la esperanza de que pronto habrá leyes severas para combatir a los corruptos, y que por tanto, poco a poco, recobremos la confianza en las instituciones del Estado, para que entre todos, luchemos por la transparencia en todas las actividades del gobierno, en todos los  niveles.

lunes, 20 de agosto de 2018


"¨La ´youtuber´que intentó censurar a El Espectador"

Este es el titular del editorial del periódico El Espectador del sábado 18 de agosto de 2018, página 23.
Los apartes que originan el presente comentario, dicen: "CAMBIAN LAS GENERACIONES, pero los métodos de silenciar e intimidar a la prensa libre siguen siendo los mismos. Un juzgado de la República evitó el intento de Érika Nieto Márquez, más conocida como Kika Nieto (una famosa youtuber colombiana), por borrar de la red una opinión que, por ser crítica, la incomodaba profundamente. (...)

En el caso de Nieto, su problema fue con un video de Las Igualdadas, una videocolumna de El Espectador que se especializa en temas de género. En él se interpretan unas declaraciones emitidas por la youtuber Nieto como síntoma de una realidad que las minorías colombianas enfrentan en general: la dictadura de la "tolerancia", esa que argumenta que la diferencia, aunque intrínsicamente mala, debe ser "soportada", mas  no respetada, mucho menos celebrada. Esa es otra forma de discriminación que causa terribles consecuencias en cientos de miles de jóvenes que deben esconder su orientación sexual, o su identidad de género, por el temor a ser marginados". 

Hasta allí la cita, para celebrar la decisión del "juez de la República que negó la petición de la joven youtuber y reiteró que en Colombia es mejor país cuando se permiten las críticas sin ningún tipo de temor y que los discursos se contrarrestan con otros discursos, no con amenazas judiciales".

Las anteriores reflexiones nos permiten unir dos temas que siempre han estado presentes pero pocas veces se han examinado en forma integrada, seria y profunda. Nos refererimos a la censura y tras ésta, a la censura provocada por decisiones judiciales. Recordemos al respecto que el artículo 20 de la Constitución Política es muy claro al garantizar que en Colombia no habrá censura. Por consiguiente, esa censura no puede originarse en nadie, y menos en quienes administran justicia. Porque ligado a la anterior disposición, también es muy clara nuestra Carta Magna, al establecer la responsabilidad legal por las acciones y omisiones de todas las personas y de las autoridades.

En consecuencia, por las publicaciones o las afrmaciones que se hagan en cualquier medio, desde los más limitados como una conversación o una conferencia, hasta los que se hagan por medios de comunicación de mayor cobertura, sean locales, regionales o nacionales, quien habla, sabe que debe responder por lo que dice, sin importar lo que contienen sus palabras, ni las personas a las que se refiera, porque se parte del principio de que está actuando conscientemente, y que por ello, todo lo que expresa, implica tener pleno conocimiento de que se trata de verdades y no de meras suposiciones o el relato de mensajes callejeros. 
 
En caso de que se pueda probar que se han dicho mentiras o verdades a medias, o datos sin confirmar, quien lo hizo, está en el deber moral y legal de rectificar y hasta de asumir las consecuencias jurídicas y patrimoniales de los perjuicios que haya causado.  ¿Por qué razones? Porque partimos de que, como en Colombia no existe la censura, entendida en el sentido de que para poder decir o publicar se requiere la autorización de otro, y que, por tanto, quien habla o escribe, también sabe que tiene que responder, en el sentido amplio de la palabra, tan trascendental garantía tiene como contrapeso, el ser cuidadoso para evitar tener que asumir las consecuencias de actos irresponsables.

Por lo anterior, nos quejamos de que algunas veces, también algunos jueces, sin profundizar en el análisis de una situación concreta, toman decisiones que constituyen verdades censuras juridiciales, en lugar de proteger la garantía constitucional para que los periodistas cumplan a cabalidad la tarea de informar de manera adecuada y como debe ser a la sociedad. Es un asunto que amerita una discusión más amplia y con casos concretos para alcanzar la máxima ilustración. Quedamos pendientes.


lunes, 6 de agosto de 2018


¿CUÁNDO CESARÁN LAS AMENAZAS A LOS PERIODISTAS?

Ya no sabemos cómo pedir que cesen las amenazas contra los periodistas en toda Colombia. Y, sobre todo, porque no encontramos razones que tengan algún fundamento para que se multipliquen las amenazas, por el solo hecho de estar cumpliendo con el deber de informar la verdad de lo que está sucediendo en nuestro entorno, sea local, regional, nacional e internacional.

Le tocará al nuevo gobierno que empieza este martes siete de agosto, tomar con carácter urgente y con especial eficacia, todas las medidas que sean necesarias para detener, investigar y sancionar a quienes sean responsables de tan cobardes comportamientos. Porque no podemos seguir conociendo cada semana el aumento de periodistas amenazados sin que haya acciones de las autoridades encaminadas a superar tan grave situación.

Sobra recordar la tarea tan importante y tan necesaria, tanto en nuestra sociedad como en el mundo entero, que tienen los periodistas frente a la sociedad, para que como su legítimo vocero, nunca dejen de trabajar porque es de las pocas formas también de denunciar las permanentes violaciones a los derechos de la comunidad, tanto por algunas autoridades como por particulares. Impedir que esta tarea se cumpla es también desconocer que el Estado tiene el deber de contar todos los días, las muchas actividades que realiza, sobre todo, las que tienen impacto y efectos positivos en la solución de los miles de problemas que poco a poco tienen que irse resolviendo y ojalá en forma definitiva porque asuntos tan vitales como la salud, la vivienda, la educación, el trabajo, las condiciones económicas de vida y podríamos seguir citando, no dan espera.

Otros asuntos de interés público, como la administración de justicia, en relación con conductas delictivas que afectan el patrimonio de la sociedad como es la corrupción, que infortunadamente, se ha extendido a casi todas las dependencias del gobierno, justifican que los periodistas estén averiguando y contando cómo van los procesos y los resultados en la recuperación de grandes sumas de dinero de las que se han apoderado grupos de los llamados carteles que, por cierto, operan bien organizados y con métodos bien sofisticados y probados en la gran delincuencia de cuello blanco. Igualmente, otro asunto que preocupa permanentemente es la administración de justicia y dentro de ella, también la corrupción que impide una pronta y cumplida tarea tan esencial en nuestra sociedad.

Por todo lo anterior, no entendemos el porqué de las amenazas a los periodistas, cuya tarea, además debe reconocerse, respetarse, apoyarse y admirarse. Quedamos sin solución al interrogante que planteamos al inicio de esta corta reflexión: ¿cuándo cesarán las amenazas a los periodistas?

lunes, 23 de julio de 2018


SALUDO AL NUEVO CONGRESO Y ESPERAMOS LEYES PERTINENTES

Como todos sabemos, el pasado viernes 20 de julio, se instaló el Congreso que legislará en el próximo periodo 2018-2022. También, como es costumbre, los colombianos esperamos que el trabajo de este órgano legislativo sea muy positivo y las leyes que salgan, en la práctica, sean muy eficaces para resolver tantos problemas que tenemos y, sobre todo, que tracen caminos futuros con mayor seguridad en campos tan importantes como la salud, la vivienda, el trabajo, la educación, las obras públicas, en fin, tendríamos que hacer una lista interminables de necesidades que siguen insatisfechas.  

Igualmente, confiamos y anhelamos que Colombia, como Nación, poco a poco vaya siendo más cohesionada social, cultural y económicamente, para que los beneficios en distintos campos, como producto de buenos gobernantes, vayan dando solidez y solidaridad a los habitantes de todo el país. Se trata de un proceso muy largo y dispendioso, pero se requiere echar las bases por las cuales se encamine todo el quehacer de la población, orientada por los líderes que nos representan para que de esa manera, y de generación en generación, las condiciones de vida sean cada vez, las mejores para alcanzar la dignidad tan codiciada por toda sociedad.  

Por consiguiente, el trabajo mancomunado del nuevo gobierno, entendido en este caso, desde el presidente de la república y sus ministros, y el órgano legislativo, se constituyan en equipos de trabajo que actúen de la mano y siempre en la búsqueda de proyectos y de propuestas que sean pertinentes en nuestro medio. Ese debe ser un gran compromiso para ir avanzando. Y seguramente, desde la Cámara de Representantes y el Senado, también habrá iniciativas encaminadas con idénticos propósitos, que en la medida en que se desarrollen, apreciaremos los cambios que se van produciendo en todo el territorio de nuestro país, que adolorido por tanto violencia, respiraría otro clima más adecuado para vivir y pensar en el futuro de sus seres queridos.

Por todo lo anterior, presentamos un cordial y efusivo saludo al nuevo gobierno, siempre con la esperanza de que el trabajo común será el nuevo derrotero para que en los próximos cuatro años, vivamos con la esperanza de que las condiciones de vida han de cambiar y siempre en forma postiiva para todos los colombianos. 
 

domingo, 8 de julio de 2018


LOS ASESINATOS DE LOS LÍDERES SOCIALES ES OTRA AFRENTA MÁS AL DERECHO A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Parece que la violencia no quiere detenerse en Colombia. Como dice el refrán popular, en esta materia damos un paso adelante y dos ó más hacia atrás. Así, jamás tendremos la oportunidad de vivir en un país que al menos, desde ese gran propósito de defender la vida, podamos ser capaces de luchar todos los días por lograrlo. Ya se sabe que muchas de estas muertes se originan en quienes no respetan la forma diversa y plural, pero pacífica, como otros piensan y expresan sus ideas. Es otra manera de afectar y muy grave, el derecho natural y humano al libre y pacífico ejercicio de la libertad de expresión. También sabemos que existen otros factores que también son el motivo, no la justificación de estas muertes. Por ejemplo, en el periódico El Espectador de este domingo 8 de julio de 2018, en una especie de caricatura que recuerda la pintura "Horizontes" de .Francisco Antonio Cano, el hombre le dice a su cónyuge que la muerte es por las "faldas" y le muestra esas montañas que constituyen grandes faldas en nuestro territorio. Es decir, el motivo no son las peleas por las faldas, entendidas que es por mujeres, sino por las otras faldas que son la tierra. 

En fin, son, sin duda, otras las causas de otras muertes, pero sin que éstas, tengan justificación alguna porque se viola el primer derecho fundamental que es la vida, y sobre todo, porque acaban con seres que luchas por otros derechos fundamentales, como es tener un lugar apropiado para trabajar, para vivir, para producir alimentos, para estar en compañía de la familia y para tener una vida digna.

Por todo lo anterior, se requieren medidas más de fondo y muy eficaces, que nosotros, que no somos expertos en temas de seguridad, no sabemos, pero sí deben haber expertos en la materia, quienes deben ser llamados por el gobierno, tanto el que está que termina su período, como el próximo, para que, inmediatamente, asuman esta urgente e inaplazable misión de las autoridades.

Igualmente, seguir una gran cruzada nacional, pero que sea permanente para denunciar cualquier intento de matar a más personas, porque como son, los necesitamos en un país que lucha porque la convivencia, con la diferencia, sea pacífica y permanente. 

También requerimos que todos los medios de comunicación, asumen en formar solidaria y constante, una campaña en pro de la defensa de los derechos de todos, sin discriminación alguna.  




 

lunes, 18 de junio de 2018


EL NUEVO GOBIERNO, LA OPOSICIÓN Y EL DERECHO A LA INFORMACIÓN EN COLOMBIA

El domingo 17 de junio de 2018, Colombia vivió un acontecimiento político de enorme trascendencia en toda su historia: fue el proceso de elección del nuevo presidente de la república para el periodo 2018-2022. Son muchas las razones y los aspectos para destacar el significado de este acontecimiento. Empecemos por el orden público, porque antes teníamos amenazas y siempre había hechos que lamentar como la muerte de hombres de la fuerza pública, asalto a poblaciones en la fechas previas para atemorizar a los pobladores, apoderamiento de los documentos de la registraduría para impedir la realización de las elecciones. Por fortuna esta vez, la situación, en general, fue de tranquilidad.

Desde el punto de vista político, aunque se mantiene un alto porcentaje de abstencionismo, puede decirse que se aumentó la votación.  El presidente electo, IVÁN DUQUE MÁRQUEZ, con más de diez millones de votos a su favor, tiene un mandato claro para gobernar. Pero al mismo tiempo, el otro candidato, GUSTAVO PETRO, con más de ocho millones de votos, también representa la expresión de un gran número de electores que le brindaron apoyo a su proyecto de gobierno y que con su curul en el senado de la república, como garante y contrapeso de la oposición democrática, tendrá una misión que también tiene su enorme importancia. Es, además, un gran paso hacia la consolidación de una democracia que, como la nuestra, ha sufrido muchos momentos violentos pero se encamina hacia la no violencia y a ser una auténtica democracia deliberativa, donde sean los argumentos, la fuerza que permita adelantar todos los debates que sean necesarios para buscar puntos de cercanía o al menos, aquel que cuente con mayores soportes frente a las otras opciones.
 
En el campo periodístico, tenemos que celebrar que el nuevo mandatario anuncie y que luego haga realidad la indemnización a las víctimas de la violencia, entre ellos, muchos periodistas que han tenido que dejar de ejercer su profesión, o cambiar de actividad, o desplazarse de sus lugares donde siempre han vivido y otros que murieron y dejaron solas y desamparadas a sus familias.

Ojalá se le dé un impulso decisivo a la Unidad de Víctimas y que el Comité Nacional de Impulso, que este año no se ha reunido una vez, reactive su trabajo y trace un derrotero claro y concreto, con un cronograma que le permita actualizarse porque es mucho el tiempo en que ha paralizado todo su quehacer.

Y respecto a la parte de la normatividad, que se retome el proyecto de ley para integrar las dependencias encargadas del manejo de las telecomunicaciones, y que tanto en lo relacionado con la radio como con la televisión, y en general, sobre los demás tópicos, se convoque a debates, bien organizados, con la participación de quienes sean competentes en cada campo y que se recojan las recomendaciones para que, finalmente, haya iniciativas que incluyan los mejores aportes para tener, asimismo, las mejores y más progresistas leyes en un vasto campo que requiere de grandes reformas para proyectar y posibilitar los grandes cambios que necesitamos ahora y de los que se avecinan desde ahora.    

En fin, que el nuevo gobierno esté abierto a todo el mundo. Que convoque, estimule y mantenga la participación de las organizaciones sociales, civiles, comunitarias y, en general, de la sociedad, para que entre todos, discutamos los asuntos que nos conciernen y también entre todos, busquemos las mejores alternativas. Si se procede de esta manera, uno de los grandes ideales de la sociedad de la información tendrá eficacia en Colombia y abrirá grandes caminos para el desarrollo presente y para un futuro cada vez más satisfactorio para todas las personas que anhelamos un país en permanente crecimiento y en paz para el bien de todos.